Nuestra técnica

La técnica de joyería con la que trabajamos en Alma se llama Electroformado, es una técnica milenaria que se trata de incorporar metal por medio de electricidad a diferentes materiales, le dicen la técnica misteriosa pues somos pocos los que la realizamos y una técnica libre porque poca literatura existe al respecto y cada autor realiza sus joyas bajo sus pruebas y su creatividad, esto nos permite personalizarla y volverla cada vez mas nuestra.

Esta técnica se utiliza desde la industria automotriz hasta la joyería y nosotros la utilizamos para convertir la naturaleza en joyas en donde les incorporamos la plata, el cobre y por último pasa al proceso de el baño de Oro de 24k, baño de plata u Oro Rosa.

Es una técnica que requiere mucha paciencia, tiempo y es de prueba y error, por mas que creas que la dominamos, cada flor nueva que llega, cada semilla o tallo es un reto por descubrir.

El proceso sobre cada flor en esta técnica tarda mas o menos 3 días o mas, todo depende del espesor al que queremos llegar y el grado de dificultad. A parte de esto, esta todo el proceso de secado y la manipulación nuestra para reforzar las flores.

Antes de empezar a trabajar sobre cada pieza debemos cerciorarnos de que este completamente seca, por eso nuestro proceso de secado es muy riguroso, porque si trabajamos sobre piezas húmedas podemos llegar a tener reacciones con el metal y no nos permitirían realizar un trabajo completamente exitoso.

Por eso también nuestro énfasis en contarte que cada pieza es única y que la flor, hoja o semillas siempre estará adentro y que ninguna es igual a la otra.

Esta técnica no se usa para sacar moldes, se trabaja sobre una única pieza, acá es donde entra nuestro trabajo con los viveros y campesinos para comprarles todo lo que no logran vender o que se les queda florecido. Por eso nos sirven flores con defectos, ya sean pecas o huequitos ya que con la técnica logramos disimularlos o resaltarlos, la naturaleza es única y hermosa y estos defectos no son razones para desecharlas.

El follaje, las hojas, semillas o raíces, las recogemos de la naturaleza en estado de descomposición y en nuestro taller les terminamos el proceso de secado, llevándolas al punto donde las necesitamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *